Cuándo pronunciarse como Vedruna y cuándo, como ciudadanas

16/4/2021
Se presenta en el CGA el borrador de un documento con criterios sobre cuándo y cómo pronunciarse públicamente en nombre de la congregación.
Desde el último capítulo general, la congregación está inmersa en un proceso de renovación y fortalecimiento de su comunicación, a partir del “deseo de unirnos, como soñaba Joaquina, empezando por nuestras comunidades y desde ahí hacer que nuestra comunicación llegue a todos los que entran en contacto con nosotras”, abriendo “nuestra casa al mundo” para “compartir lo que somos y tenemos y pronunciar nuestra palabra creyente sobre la vida y la realidad que nos rodea”.
 
Mariela Contreras, desde Chile, Josephine Daniel, desde Roma y Goyita Álvarez, desde España, presentaron los avances dados por el Equipo Nuclear de Comunicación, y explicaron los próximos pasos, como el rediseño de la página web o el diálogo con las diversas provincias y realidades Vedruna para unificar el logo.
 
Una segunda parte de la jornada del CGA estuvo dedicada a la “Voz Vedruna”, al borrador de propuesta presentado por Maureen Foltz e Isabel Miguélez sobre el modo de articular las tomas de postura ante acontecimientos relacionados con las migraciones, la justicia económica, los derechos de las mujeres y las niñas o la ecología integral.
 
Es importante responder a diversos retos que puedan presentarse en el día a día desde “una clara identidad Vedruna”, con “fidelidad al carisma”, explicó Foltz. 
 
Ante el conflicto, prosiguió, algunas personas simplemente “no miran y siguen adelante, como si nada pasara. Se lavan las manos para poder continuar con sus vidas”.
 
Otras, por el contrario, “entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneras, pierden los horizontes…”. “Pero hay una tercera manera de situarse ante el conflicto: asumir el sufrimiento del conflicto, entrar en diálogo con él, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso”.
 
Esa es la teoría. Para aterrizarla en la práctica, la propuesta de “Voz Vedruna” incluye documentos de posicionamiento que pueden ayudar a iluminar el discernimiento en situaciones concretas donde, a veces, no todo es blanco o negro
 
¿Cómo actuar? “Un grupo de hermanas conoce una situación concreta y cree que es necesario posicionarse. Investiga adecuadamente, recaba el mayor número posible de detalles y los verifica. Conoce bien los documentos de posición”. Y con todo ello, eleva una propuesta a la coordinadora de grupo, la delegada, el Equipo Provincial… sobre esa toma de postura.
 
En caso de que la propuesta sea aceptada, se prevé un mecanismo de seguimiento para lograr la incidencia pública que se pretende. Pero “puede ocurrir que la delegada o el equipo provincial crean que no es oportuno hacer un posicionamiento congregacional”. Ello no supone el fin del proceso. “La comunidad o algunas hermanas, después de un serio discernimiento”, pueden decidir seguir adelante con su toma de postura, “no como congregación, sino como ciudadanas”. 
 
Igualmente para estos casos el documento ofrece material de apoyo para que puedan lograr la mayor incidencia posible.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies