La Familia Vedruna que viene tiene rostro intercultural

20/4/2021
Tras el último Capítulo General, se han puesto en marcha proyectos para vincular a las hermanas jóvenes y a la juventud Vedruna de los distintos continentes.
El relevo generacional en la Familia Vedruna está en marcha y tiene un rostro intercultural. “Algo nuevo está naciendo”, dijo la estadounidense Maureen Foltz, tras escuchar cómo, en el incipiente grupo de Hermanas Jóvenes que se ha creado en la congregación, las mayores dificultades están siendo contar con traductoras suficientes y encontrar horarios que faciliten la posibilidad de conectarse al mismo tiempo para las hermanas de Filipinas, Brasil, RD del Congo, India, Japón o España.
 
La Provincia Europa sigue siendo, con diferencia, la más numerosa, pero la demografía impone su ley, y la realidad de las hermanas que profesan hoy sus votos es muy diferente a la de las generaciones anteriores.
 
Respondiendo al encargo del Capítulo General, desde 2019, tras un encuentro en Vic, se viene conformando un grupo de algo más de 200 hermanas de las generaciones más jóvenes. El objetivo es facilitar espacios de encuentro entre ellas, ámbitos de colaboración e intercambio de experiencias, tejiendo vínculos personales que marcarán el futuro de la congregación.
 
Los primeros encuentros se han dedicado a identificar áreas de interés común en la misión, tales como la ecología (Mundo Verde), el acompañamiento (Emaús) o la integración de personas Migrantes. Pero el primer ámbito en el que se está trabajando es la comunicación entre las propias integrantes del grupo. Eso es el proyecto ViFi (Vedruna Internacional Familia Interconectada), presentado este martes en el Consejo General Ampliado (CGA) como pequeña muestra de la importante transformación que se va abriendo paso.
 
Misión Juvenil Vedruna
 
No solo se están vinculando más estrechamente las hermanas. El último Capitulo General pidió “promover la conexión intercontinental con respecto al caminar con los jóvenes, de modo que permita el intercambio de experiencias y el enriquecimiento mutuo como cuerpo congregacional”.
 
Así ha surgido un primer intercambio entre los equipos que caminan los jóvenes de las provincias y delegaciones Vedruna (MJV), conectando entre sí a jóvenes en grandes continentes, como es el caso de América, y entre los grupos juveniles de las distintas provincias.
 
A partir de una misma espiritualidad Vedruna, se han creado en los últimos años los grupos “Juventud Vedruna”, “Amigos Vedruna” y “Madres jóvenes” (de entre 30 y 40 años).
 
Uno de los retos, contaron al CGA las hermanas que acompañan los primeros pasos de la MJV, es establecer itinerarios desde la infancia a la edad adulta dentro de la Familia Vedruna. Pero a la vez van surgiendo nuevos desafíos, debido a la creciente implicación en las parroquias o en la pastoral juvenil de las diócesis. 
 
A la vez, coincidieron las hermanas que presentaron esta experiencia al CGA, estos nuevos vínculos personales entre jóvenes están sirviendo para “estrechar lazos" entre las hermanas que les acompañan en las distintas provincias. "Nos contagiarnos mutuamente” el entusiasmo, dijo Puy Araujo desde Europa.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies