Pedagogía de vanguardia en Quezon City para sacar a niños de la exclusión social

23/4/2021
Cerca de la Delegación de Filipinas de la congregación Vedruna viven muchos niños pobres sin escolarizar. De ahí nació este proyecto.
El Hogar para el Aprendizaje de la Fundación Vedruna está situado junto a la Casa de la Delegación, en Quezon City, donde la mayoría de las familias llevan una vida sencilla en la que pueden enviar a sus hijos a la escuela normal, pero hay varias áreas cercanas que son pobres y necesitan ayuda.
 
En línea con el carisma de santa Joaquina de Vedruna, la delegación filipina está tratando de responder a la necesidad de proporcionar educación a los niños menos afortunados.
 
En asociación con el Seibo College, la Fundación Vedruna Hogar para el Aprendizaje quiere formar a personas educadas, responsables, independientes y productivas para la gloria de Dios y el bien de nuestros vecinos.
 
Nos comprometemos a desarrollar la flexibilidad y fomentar el aprendizaje independiente y responsable, cada alumno a su propio ritmo, a través de un sistema modular; proporcionar desarrollo humano y espiritual a estudiantes y profesores, y alentar la participación activa de los padres en el cumplimiento de sus responsabilidades hacia los niños, la escuela y la comunidad.
 
 
Buena educación para niños pobres
 
La población filipina aumenta cada año y muchos niños hoy no pueden beneficiarse de una buena educación debido a los bajos ingresos de sus padres, que apenas cubren las necesidades básicas de la familia. Algunos niños están en las calles pidiendo limosna y otros se dedican a la venta de droga. En respuesta a ello, propusimos ofrecer asistencia a los niños pobres cercanos de nuestra vecindad  para que puedan tener una buena educación.
 
En 2016, el proyecto arrancó teniendo en cuenta la autosostenibilidad de la Delegación de Filipinas. Pensamos en recibir una pequeña tarifa solo de aquellos que pueden pagarla.
 
En Filipinas, el Ministerio de Educación agregó dos años más al programa regular de diez años, que se convirtió en doce años, adoptando el plan de estudios de otros países. Debido a estos cambios, el gobierno carece de instalaciones y aulas para acomodar a estos niños en la escuela.
 
Colaboración con el Seibo College
 
Dado que no fue fácil solicitar la acreditación escolar del Departamento de Educación, le propusimos al Seibo College afiliar nuestra escuela y adoptar sus clases modulares en el hogar. Su sistema de educación es diferente del mayoritario y nos gustó.
 
Es multigrado. Cada facilitador imparte todas las asignaturas de los 3 niveles, una asignatura cada hora de clase según lo programado. 
 
Los alumnos están capacitados para ser independientes, por lo que es un enfoque personalizado. Son tratados según su propia fase de aprendizaje, por eso nos aseguramos de que en su clase de jardín de infancia sepan leer, comprender, seguir instrucciones y escribir de forma legible. Nuestros facilitadores son graduados de Licenciatura en Ciencias de la Educación.
 
Los estudiantes pueden elegir si harán sus módulos en casa y solo se presentarán a la escuela una vez a la semana con sus tareas respondidas, siempre que ya sean estudiantes independientes o se presenten a la escuela durante los días escolares. Esto último es mejor para que los alumnos puedan discutir inmediatamente con su facilitador las lecciones que les resultan difíciles de entender.
 
Cada facilitador maneja 3 niveles, tomando el mismo tema en conjunto pero con diferentes niveles. Cada alumno es responsable de leer y de responder a preguntas en las actividades de su propio módulo.
 
Los estudiantes deben dominar sus lecciones porque serán evaluados por sus facilitadores a través de la prueba de competencias; si aprueban, se les puede recomendar que tomen la prueba de rendimiento impartida por el Seibo College.
 
No hay calificaciones reprobatorias para los alumnos, porque los que obtengan malos resultados repetirán el examen hasta que lo aprueben. Nuestros alumnos no compiten con nadie más que consigo mismos.
 
A un estudiante del grado 2 que termina todos sus módulos / materias antes del final del año escolar se le permite cursar con anticipación los módulos del siguiente nivel, el grado 3. Por lo tanto, existe la posibilidad de que el estudiante pueda terminar ña primaria y la secundaria en 8 o 9 años, en lugar de en 10 años.
 
Los alumnos que avanzan a ritmo más lento permanecerán hasta que dominen sus módulos.
 
Los desafíos de la pandemia
 
Antes de la pandemia, cada año nuestras inscripciones aumentaban; con la pandemia el número de estudiantes se redujo a solo 25, debido a que algunos padres perdieron sus trabajos y no pueden enviar a sus hijos a la escuela.
 
Este año todavía tenemos 6 estudiantes que no pueden pagar su matrícula patrocinados por la Fundación Vic pero debido a algunas circunstancias no recibimos más ayuda financiera de la fundación durante 2 años escolares.
 
Durante esta pandemia, hemos combinado clases de módulos y en línea. Los padres en casa ayudan a sus hijos estableciendo horarios de trabajo para sus módulos y los padres notificarán a los facilitadores sobre las dificultades del aprendizaje.
 
Los participantes en sus lecciones y los facilitadores debatirán con los alumnos en línea.
 
Todas las actividades respondidas en sus módulos se envían a la escuela para su verificación y los facilitadores darán a los alumnos un examen en línea. Si aún no pueden dominar los módulos, continuarán estudiando sus lecciones con actividades adicionales dadas por los facilitadores y serán evaluados nuevamente.
 
Cuando ya dominen las lecciones, se les recomendará que tomen la prueba de evaluación del Seibo College. Nuestros facilitadores no tienen idea de lo que saldrá en el examen. Se nos notificará sobre los resultados de los exámenes con algunas recomendaciones si es necesario. Las calificaciones que recibirán serán buenas, muy buenas y excelentes.
 
La clase modular no es nueva para nuestros estudiantes porque el objetivo de nuestra escuela es desarrollarlos para que sean estudiantes independientes. Antes de la pandemia, los niños solían ir a la escuela todos los días de lunes a viernes, pero tener una clase por internet es algo nuevo para ellos, por lo que es un ajuste tanto para los alumnos como para los maestros. Incluso para nosotros, maestros y padres, tenemos reuniones y orientación en línea.
 
Los desafíos que encontramos con estas clases en línea es que los maestros deben ser creativos para motivar a sus alumnos a disfrutar haciendo sus módulos en casa. Los alumnos ya echaron de menos su escuela y sus compañeros de clase para disfrutar de su compañía. Otro desafío es que cobrar tarifas no es fácil en estos tiempos de pandemia.
 
Esperamos que nuestra misión de promover una educación de calidad para estos niños sea fructífera para que ellos mismos se conviertan en agentes de cambio para un futuro mejor.

Fe Palomo


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies